EL LLAMADOR DE LA MUERTE.


---------------------------------------------
EL LLAMADOR DE LA MUERTE
---------------------------------------------



Era un Jueves Santo cualquiera, tranquilo o eso esperábamos.
Dos meses antes, vimos que uno de nuestros compañeros se tuvo que ir a Francia, desgraciadamente acabó desaparecido justo en Despeñaperros, días después vino un extranjero sospechoso que quería ser costalero. Él decía ser alemán pero me resultaba raramente familiar. Seis días después un pastor que pasaba por Despeñaperros descubrió un rastro de sangre que continuaba en un barranco,en el cual había un cuerpo sin cabeza. El pastor aterrorizado salió corriendo, cuando estuvo más tranquilo llamó a la policía y el forense dio muestras de ADN,vio la cámara de seguridad y estaba rota. El forense pidió que sus dos compañeros fueran en busca de las pruebas de ADN y dieran el resultado. Irían al centro de control a escasos metros del edificio y al volver se encontraron al forense con una cuchillada en la espalda y el papel de los resultados del test de ADN lleno de sangre.
Debido al miedo, de repente uno de ellos quiso llamar a la policía pero le pegaron un tiro. Pero no sabían de donde estaba el presunto asesino.
Al día siguiente planteamos nuestras situaciones debajo del paso, a mí me tocó al final en la patera trasera derecha, el alemán decía llamarse Crosset Quicket, el cual vivía en la casa número 13 de la última urbanización.
Los vecinos no tenían quejas de él pero, aún así , era muy sospechoso, pero no quería destacar ,por si acaso. Él mismo dijo que estaba aquí temporalmente, no creo que pase nada porque lo ven como un buen hombre, decían todos.
De repente sale en la televisión la siguiente noticia: en la región de Albacete este fin de semana ha habido seis muertes de los cuales dos son menores.
Fue cuando supe lo que pasaba, el señor Crosset Quicket no tenía ningún dato, cosa que era sospechoso, tampoco trabajaba en nada.
Los asesinatos habían sido por la región de Albacete, era raro que hubiera sido él.
Estaba en mi casa, cogí el ordenador, surgió una noticia antigua enlazada con una nueva, en la que apareció una foto de Crosset Quicket , en la que aparecía él esposado por dos policías.
El artículo mencionaba a un tal Josef Deer que se escapó de la cárcel y sigue en busca y captura. Al instante reconocí su rostro y supe que era el tal Crosser Quicket. Sabía que tenía que hacer algo, pero sin alarmar a las autoridades.
Llamaron a la puerta, abrí y un misterioso encapuchado me dijo : no te metas en mis asuntos o te borraré del mapa. Al día siguiente en el ensayo del paso, Josef me dijo : veo que te llegó mi
mensaje y que has reaccionado,no digas nada o ya sabes.... dijo sacando una pistola .Yo , asustado ,respondí : tranquilo tengo cosas que hacer. Cada vez faltaba más gente para el paso y cada vez Josef faltaba más.
¿Coincidencia?.... Lo dudo.
Al día siguiente recibí una llamada de él: mañana a las 8 en el descampado, te contaré un secreto.
No estaba seguro y pedí a mis compañeros policías que me acompañaran y aceptaron. Me dijo que asesinaba por venganza, cuando era pequeño tuvo que emigrar a España y lo maltrataron. Después me pidió que me uniera a él pero yo le rechacé. De repente, unos tipos con pistolas nos rodearon y se pusieron a dispararnos. Pero me secuestraron. Cuando dispararon me aturdieron y al despertar estaba en una habitación de ladrillos rojos, en una esquina había un hombre apoyado en la puerta. Al instante lo reconocí : era el costalero desaparecido. Me dijo que era un policía camuflado y él con voz decaída dijo: no hay salida, es el fin.
De repente unos hombres se lo llevaron y le dijeron: es tu fin…. hubo silencio, gritos de dolor y después un silencio más terrorífico que nunca. Por la noche vinieron a darme un poco de pan y agua.
Les pregunté porqué hacían esto y me contestaron que aunque no lo pareciera me estaban protegiendo y que pronto sería el juicio final y todos morirían, ellos no….
Él empezó a reírse de forma psicópata y me asusté.
Dijo que el día final era el 18 de abril, un día antes del Jueves Santo. Era muy raro, bastante raro, demasiado raro..... Me dijieron: ve al ensayo, pero como digas algo te pasará lo mismo que a tu amiguito. Fui al ensayo, no dije nada y después me esperaron en la puerta y me volvieron a llevar a ese cuarto tan extraño. Después de días así, faltaban dos para el supuesto día del juicio final. Estaba al borde de la locura. El 18 de abril me desperté y me dijeron sal y mira. Cuando salí tenía ojos como platos, todo estaba destruido. De repente escuché un pitido cada vez más fuerte, era el despertador... Es 19 de abril ¡Jueves Santo! Espera, ¿!¿!¿QUEEEEEE?!?!? Era todo un sueño, bueno......, más bien una pesadilla...


Autores del relato:

Violeta Trigo Piñero, (5ºA).
Darío Valverde Pulido, (6ºA).
Jade Belloso Montero, (6ºB).
Pablo Romero Marchena, (6ºB).



Comentarios

  1. holi soy manuel de 4ºB, me encanta el relato, y ademas yo soy buen dibujante de comics

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Las entradas más populares.

NUESTRA COMUNIDAD EDUCATIVA.

500 años aniversario de la muerte de Leonardo da Vinci

RECETAS HECHAS CON MUCHA PAZ.